Qué son las escaras por presión

Las escaras por presión son lesiones localizadas a nivel de la piel y de los tejidos inferiores causadas por presión, tracción, fricción o por la combinación de estos factores. Se deben a la posición estática del individuo que se ve obligado a permanecer inmóvil durante largos periodos de tiempo. Esta condición provoca procesos inflamatorios y favorece un flujo incorrecto de la sangre, con la consiguiente carencia de oxígeno en los tejidos.

CÓMO SE MANIFIESTAN

Basándose en la gravedad de los síntomas, es posible clasificar las escaras por presión en 4 estadios distintos.

  • PRIMER ESTADIO: es el que menos se percibe como escara y se caracteriza por un enrojecimiento de la piel que no desaparece después de eliminar la presión.
  • SEGUNDO ESTADIO: la lesión evoluciona y la escara empieza a manifestarse como una úlcera superficial de la piel caracterizada por abrasiones, vesículas o lesiones.
  • TERCER ESTADIO: la lesión se hace más consistente y abarca vastas zonas, provocando la degeneración y la muerte del tejido subcutáneo (necrosis) y extendiéndose hasta la masa muscular inferior, pero sin superarla.
  • CUARTO ESTADIO: es el más grave y peligroso para la salud del individuo, caracterizado por lesiones muy profundas que, extendiéndose desde el músculo, pueden llegar hasta el hueso, los tendones o las cápsulas articulares.

Es importante subrayar que la escara existe ya a partir del primer estadio y debe ser tratada inmediatamente para evitar el agravamiento de la condición cutánea.

LOS FACTORES DE RIESGO

  • inmovilización, en caso de individuos encamados y con déficit motor grave;
  • reducción fisiológica de la hidratación, de la elasticidad cutánea y del efecto barrera de la piel asociada al avance de la edad;
  • mayor exposición al contacto con la orina o las heces, que en los individuos con incontinencia puede causar una maceración tisular, una reducida cicatrización y el riesgo de infección;
  • presencia de patologías concomitantes que obstaculizan la regeneración tisular (diabetes, patologías cardiovasculares, etc.).

ALGUNOS CONSEJOS PARA LA PREVENCIÓN DE LAS ESCARAS POR PRESIÓN

  • Inspeccionar la piel del individuo con riesgo al menos una vez al día y cambiar su posición dado que el movimiento, aunque sea mínimo, permite activar la circulación y prevenir el daño originado por la presión.
  • Cuidar la higiene de la piel utilizando agua templada y jabones poco espumosos, fáciles de aclarar y con pH fisiológico. Lavar y aclarar la piel con ligeros toques y sin frotar enérgicamente para evitar el riesgo de traumatismos.
  • Cuidar la alimentación a través de un consumo adecuado de calorías, proteínas, vitaminas y minerales.
  • Utilizar productos específicos para el cuidado de la piel que permitan mantener un cierto grado de hidratación y elasticidad en todos los puntos de compresión al menos 2 veces al día.
  • En caso de individuos incontinentes, cambiar a menudo el pañal para evitar el contacto prolongado con las heces y la orina puesto que pueden contribuir a la maceración de la piel.

LOS PRINCIPALES PUNTOS DE COMPRESIÓN
Generalmente las áreas del cuerpo que corren un mayor riesgo de escaras son el hueso sacro, los talones y los huesos de la pelvis. No obstante, cabe señalar que el riesgo cambia según la posición, sobre todo si la persona se encuentra en la cama o en una silla de ruedas.

Farmacias Apoteca Natura - Por una salud consciente

Frazione Aboca 20 - 52037 Sansepolcro (AR)
C.F. e P.I. 02133800512 - Registro imprese di Arezzo 02133800512 - Capitale sociale: € 14.920.000 i.v. - Numero REA 164243 Arezzo