Vuelta a la
Rutina

Descubre cómo apoyar las necesidades más habituales en esta época del año

¿En qué podemos ayudarte?

Energía

Con el regreso a las actividades diarias, aumentan los compromisos para adultos y niños que pueden sentirse más cansados y agotados.

Esta condición puede ocurrir como resultado de una fatiga general del cuerpo, debido a períodos particularmente estresantes (exámenes), exigentes (deportes), desequilibrios en el sistema inmunitario (convalecencias) o falta de descanso adecuado (incluso por la noche).

Los niños y los jóvenes pueden ser más propensos a este tipo de situaciones durante la fase de crecimiento y desarrollo y durante los cambios estacionales.

En todos estos casos, es importante recuperar un estilo de vida saludable, con una dieta equilibrada, realizando actividad física regular, promoviendo el descanso nocturno y tomando sustancias naturales como la Jalea real.

Además, con la reanudación de las actividades diarias tras las vacaciones de verano, las exigencias cotidianas junto con el estudio, el esfuerzo mental, la actividad laboral, el ejercicio físico pueden derivar en fatiga física, psíquica, y/o estrés con sobreesfuerzo de nuestro organismo.

Este problema puede repercutir en la calidad de nuestra vida, de tal forma que podemos llegar a tener dificultades para llevar a cabo las actividades diarias normales o las relaciones sociales (salir, hacer deporte, ir de compras…) hasta afectar a la salud.

Responder de forma rápida y eficaz, tanto cuando el día a día nos lleva a estar en déficit de energía (estudio y esfuerzo mental, actividad laboral, entrenamiento y ejercicio físico), como cuando hay momentos en los que podemos necesitar una carga extra para ser productivos y rendir (antes de un examen, antes de un compromiso de trabajo, antes de una carrera), las sustancias naturales como el Ginseng y la Damiana pueden ser útiles.

¿Cómo combatir al cansancio?

  • Mantener una dieta equilibrada. Para evitar sentirnos cansados es importante seguir una dieta variada, saludable y bien equilibrada con carbohidratos, proteínas y grasas de buena calidad; delimitar la ingesta de grasas saturadas y aumentar el aporte de verduras, frutas y hortalizas frescas y de temporada, así como evitar las formas de cocinado que añadan calorías innecesarias.
  • Moderar el consumo de alcohol y tabaco. Tampoco se recomienda el consumo abusivo de bebidas energizantes, ya que pueden producir cansancio a largo plazo.
  • Garantizar un consumo abundante de agua. Si la hidratación es insuficiente, es cuando aparecen síntomas como el cansancio. Bebe entre 2 – 2,5 litros de agua a lo largo del día para mantener tu cuerpo hidratado.
  • Mantener una buena higiene del sueño. No respetar los horarios de sueño, dormir poco o tener un sueño de mala calidad son algunas de las causas que nos hacen sentirnos cansados. Dormir desempeña un papel esencial en la recuperación de la fatiga y el desgaste diario y es esencial para nuestro bienestar y poder afrontar adecuadamente las tareas diarias.
  • Realizar ejercicio físico de manera regular. Se recomienda realizar al menos 30 minutos de actividad física moderada todos los días. Puedes combinar la actividad aeróbica moderada (caminar a paso ligero, ir en bicicleta, nadar) con actividades de fuerza, de flexibilidad y/o de coordinación. Estar activo por períodos cortos a lo largo del día puede ser beneficioso para la salud. También puedes probar de realizar desde casa ejercicios específicos para tu bienestar.

Una actividad física realizada diariamente produce efectos positivos en la salud física y mental de cada uno de nosotros.

Para obtener más información visita la página web dedicada al servicio movimiento.

Vuelta a la rutina
Vuelta a la rutina

Defensas Inmunitarias

El sistema inmunitario es la mejor defensa que tiene nuestro cuerpo.

Un verdadero aliado que nos protege cada día, trabajando para dar respuesta a las agresiones de patógenos y sustancias presentes en el medio ambiente.

Las situaciones que alteran el equilibrio del sistema inmunitario pueden ocurrir en cualquier época del año. Este debilitamiento puede ser causado por: cambios bruscos de temperatura, estrés psicofísico, mala alimentación y fatiga excesiva. La reducción del sistema inmunitario puede conducir a un mayor riesgo de infección por virus y bacterias.

Con la vuelta a las actividades diarias normales (trabajo, escuela, deporte, etc.) la tendencia al contacto físico tiende a aumentar, por lo que es importante apoyar las defensas del organismo a nivel sistémico con sustancias naturales como la Equinácea, las bayas del Saúco y la Acerola.

¿Cómo ayudar a nuestras defensas?

  • Seguir una dieta equilibrada. Una alimentación adecuada, variada y de calidad ayuda a mantener el sistema inmunitaria en buen funcionamiento. Las frutas y verduras contienen un alto contenido de vitaminas, sales minerales, fibra alimentaria y fitoquímicos, que son fundamentales para la salud porque protegen los diferentes sistemas y aparatos del organismo gracias a su acción antioxidante sobre los radicales, por lo que ayudan a fortalecer el sistema inmunitario.
  • Realizar ejercicio físico de intensidad moderada de manera regular. El ejercicio moderado mejora el funcionamiento del sistema inmunitario, pero por otra parte, realizado con demasiada intensidad puede afectar negativamente por el gran estrés al que se somete el cuerpo. Una actividad física regular y moderada puede reducir la inflamación y ayudar a las células inmunitarias a regenerarse regularmente. Ejemplos de ejercicio moderado son: caminar, ir en bicicleta, realizar actividades del hogar (limpiar cristales, pintar paredes, lavar el coche, hacer la compra), bailar, la gimnasia aeróbica o acuática, etc.
  • Mantener un buen control del peso. El exceso de peso puede afectar al funcionamiento del cuerpo y favorecer el deterioro de las funciones inmunológicas.
  • Controlar los niveles de estrés. El estrés prolongado promueve la inflamación, así como los desequilibrios en la función celular inmune, abriendo las puertas a posibles infecciones. Dedicar tiempo a hacer actividades relajantes como leer o estar en contacto con personas que puedan proporcionarte apoyo emocional, como la familia o los amigos puede ayudarte a controlar el estrés.

Cómo prevenir las infecciones respiratorias recurrentes en los niños

Si tienes un hijo menor de 5-6 años que enferme a menudo, es probable que no tenga una enfermedad del sistema inmunitario y que se trate de un problema “fisiológico”. De todas formas, el Pediatra será el que defina el diagnóstico de infecciones respiratorias recurrentes.

Si el niño frecuenta una comunidad infantil, podría ser suficiente retirar al niño de la comunidad para solucionar, al menos, temporalmente, el problema. Si no se pudiera tener en casa al niño, o si es un hermano mayor el que lleva virus y bacterias a casa, se puede intentar intervenir en el sistema inmunitario haciendo que sea más eficiente defendiendo a los niños de los agentes patógenos.

En caso del niño mayor y del adulto – que no sufran déficit inmunitarios – convendrá eliminar o reducir el impacto de las condiciones favorecedoras de las que se ha hablado anteriormente y ayudar al sistema inmunitario de forma no agresiva. También ayuda mucho no hacer vida sedentaria y realizar ejercicio físico regular, en el niño es útil jugar al aire libre en todas las estaciones.

Vuelta a la rutina

Descanso

Dormir es esencial para el bienestar y para afrontar adecuadamente todos los compromisos de la vida.

El sueño está muy influenciado por nuestro estilo de vida: nuestro comportamiento durante las horas del día, la actividad laboral, el manejo de situaciones estresantes, así como las agitaciones diarias pueden afectar la cantidad y la calidad del sueño.

Estas condiciones pueden exacerbarse con la reanudación de las actividades diarias después de las vacaciones de verano, lo que lleva a trastornos del sueño.

Dormir mal o no lo suficiente puede provocar dificultad para concentrarse, fatiga, irritabilidad, con consecuencias negativas en nuestras actividades diarias (por ejemplo, actividades laborales y personales con los demás) que a su vez pueden conducir a un sueño no reparador.

En todos estos casos, sustancias naturales como la Valeriana y la Grifonia pueden ser útiles para favorecer el sueño, incluso en caso de estrés, y una buena calidad del sueño.

Consejos para un sueño de calidad:

Vuelta a la rutina
Vuelta a la rutina
  • Prestar atención a los alimentos que se consuman por la noche. Los alimentos que comas puedan alterar el sueño debido a su composición, cantidad y a la forma en la que se ingieran. Los alimentos que participan en la síntesis de hormonas y neurotransmisores como la dopamina, la adrenalina y la noradrenalina dificultan el sueño, mientras que los que ayudan a regular la melatonina y la serotonina, como el triptófano, lo favorecen.
  • Mantener unos buenos hábitos alimentarios. Los hábitos alimentarios pueden alterar el ciclo sueño-vigilia e influir en la cantidad y calidad del sueño. Es por ello, que es importante que mantengas un horario regular en las comidas, que evites las comidas abundantes por la noche, etc.
  • Disponer de un entorno adecuado para dormir: buena ventilación, temperatura, colchón, etc.
  • Relajarse lo máximo posible antes de acostarse. Acuéstate solo cuando tengas mucho sueño. Si no logras dormirte evita mirar constantemente el reloj y dar vueltas en la cama; es mejor levantarse y realizar actividades relajantes.
  • No recurras a la automedicación. Tomar medicamentos por tu cuenta puede agravar el problema. Lo que puede ir bien a una persona, puede no ser adecuado para otra.

Si el problema persiste, será necesario consultar con el farmacéutico para entender si se trata de una afección transitoria, y en cualquier caso no grave, que pueda beneficiarse de la acción positiva que un producto a base de sustancias naturales que ejerza sobre la ansiedad y el sueño, o si se trata de una afección que deba someterse a la atención del médico.

Para obtener más información visita la página web dedicada al servicio sueño.

Vuelta a la rutina
Vuelta a la rutina

¿Por qué visitar una Farmacia
Apoteca Natura?

Apoteca Natura es una red internacional de farmacias capaces de escuchar y guiar a la persona en su proceso de Salud Consciente, gracias a la especialización en las principales necesidades de cuidado y prevención, a la constante búsqueda de una plena integración en la cadena sanitaria y a la precisa selección de la oferta con un enfoque específico en el producto natural. En el centro de este recorrido está la persona, el respeto por su organismo y el ambiente en el que vive.
Además, Apoteca Natura pone a disposición de las Farmacias de la Red un Protocolo de prevención y protección de la salud en el que se establecen las medidas fundamentales a tomar en farmacia para prevenir la propagación del virus COVID 19, en colaboración con los médicos de la International Society of Doctors for the Environment (ISDE).

Vuelta a la rutina
Apoteca Natura, primera red de Farmacias Benefit® en el mundo.
Síguenos en  

Il collegamento alla tua Farmacia di fiducia è possibile solo nel caso in cui sia una Farmacia Apoteca Natura o Farmacia Apoteca Natura Centro Salute.

Vuelta a la rutina - Apoteca Natura
Vuelta a la rutina - Apoteca Natura